martes, 31 de agosto de 2010

¿QUÉ FLAUTA ME COMPRO?: PRINCIPIANTE.

Esta es una pregunta bastante recurrente de muchos alumnos y/o padres de alumnos.

En primer lugar hay que definir qué instrumento tenemos:

Ninguno, un modelo de estudio, semiprofesional, profesional o lo que podríamos llamar "de concertista".

Ninguno: El alumno empieza sus estudios. Si es un niño lo habitual es que tenga 8 años. Un aspecto fundamental es su envergadura física. En este sentido hay diversas opiniones y opciones.
Algunos profesores recomiendan comenzar con pifanos de plástico sin llaves, para ir conformando una embocadura mientras el cuerpo del niño se desarrolla hasta poder coger la flauta en do.

Otra opción es comenzar con el flautín, pues tiene una digitación similar a la de la flauta, y por su tamaño es abordable por los brazos menos largos de los niños.

La tercera opción es la cabeza curva de muchos modelos de principiantes que se adapta al cuerpo de la flauta.

Existe, obviamente la opción de tocar la flauta con la cabeza recta.

Todas estas opciones tienen sus pros y sus contras. El pífano, pero especialmente el flautín son dos instrumentos que requieren una presión y articulación distintas a la flauta Boehm en do. El pífano además requiere una digitación particular, por lo que los niños se verán forzados a aprender la nueva al pasar a la flauta.

La cabeza curva supone un desembolso adicional al comprar un instrumento con dos cabezas, aunque este no es un gran inconveniente pues los precios no son elevados. También podemos pedirla prestada, en alquiler, etc. Desde mi punto de vista sí que plantea otro problema, pues si bien los brazos no han de abarcar la longitud de una flauta con cabeza recta, el ángulo que estos han de guardar con respecto al tronco incide de un modo cuanto menos no beneficioso respecto a la embocadura y la producción del sonido.

Evidentemente esto mismo puede ocurrir con la cabeza recta en casos de niños con los brazos muy cortos.

En mi opinión, y en mi experiencia con niños principiantes, lo ideal es comenzar con la cabeza recta desde el principio, y tan sólo en casos muy evidentes de incapacidad, tomar la curva. En estos casos incluso prefiero pasar tan pronto como sea posible a la recta. No he visto nunca a ningún niño que haya tocado varios años con una cabeza curva tener una buena posición ni embocadura. Tal vez los haya, pero yo no me he encontrado con ninguno.


Los modelos de principiante no son caros. Desde muy pocos euros se pueden comprar flautas (de fabricación normalmente china). Yo desaconsejo siempre estos modelos tan baratos, pues rápida e invariablemente van a dar problemas mecánicos por su deficiente diseño y fabricación. Hay también modelos básicos de marcas muy conocidas que suelen estar alrededor de los 500 ó 600 euros y que suelen ser la mejor opción por su dureza y funcionalidad. En España no tenemos desarrollada una cultura ni de alquiler ni de compra de segunda mano, pero creo que es una buena opción para tener un instrumento de una calidad suficiente, con un desembolso poco arriesgado.

Este instrumento va a durar unos años, hasta el final del Grado Elemental normalmente, o alguno más, por lo que un instrumento de una marca conocida siempre nos permitirá una venta posterior a otro principiante para recuperar parte de su valor, o mantenerlo como instrumento de repuesto o de calle si es que tocamos con una banda por ejemplo.

Estos modelos de principiante ya incorporan en muchos casos el mecanismo de mi partido, que para mí es fundamental pues nos evita múltiples incomodidades con esta nota. No debe ser más caro, o no significativamente.

Como en todas las compras de instrumentos, y especialmente en este momento en el que aún no se tienen conocimientos, es importante asesorarse bien. Normalmente el profesor debe dar los consejos oportunos. Como norma, siempre aconsejo comprar cualquier instrumento en una tienda (físicamente u online), pues nos garantiza que el instrumento tiene un origen correcto (no procede de robos, etc...) y podemos reclamar cualquier problema que aparezca. También aconsejo siempre que se trate directamente con la tienda en cuestión y se trate de obtener el mejor precio posible, comparando los precios en distintos distribuidores, si es que los hay.

Si todos los alumnos que empiezan en un mismo conservatorio se organizan y hacen un pedido grande, tal vez pueden conseguir un precio mejor de la tienda. Normalmente los márgenes comerciales de estas oscilan entre el 10 y el 35%, dependiendo de si la marca en cuestión la tienen en exclusividad o no. En cualquier caso, debemos comprar exigiendo todas las garantías.

11 de Noviembre de 2017 VI  RAFEL FESTIVAL.  Ensemble d'Arts.  Auditori de Rafelbunyol (València) 20:00h. SOLISTAS DE ZAHIR ENSE...